Para el Alma despierta

El silencio es un privilegioEscúchame mientras te digo… 

 

Que no hay ojos para el Alma… Tan sólo te observa. 

Que los objetivos se difuminan y desvanecen… Simplemente, se da cuenta. 

 

Sin un mañana, ni un ayer… sólo el Hoy, que vive en ti, por todas partes… despierta

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 15/12/2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *