Reflejos 2

Abstracto: el agua de la vida multicolorEntre el ruido de la multitud aturdida, el tiempo se me para al encontrarme reflejado dentro de ti. 

El tic-tac de las horas, ahora… suena de otro modo; un reloj paralelo honrando el regalo de vivir. 

 

Sin sonido exterior, con una comunicación transparente proyectada a flor de iris, marcados los segundos en un vaivén de pupilas dilatadas, recogidas, expandidas… 

 

Vueltas… arropadas en la respiración. 

Estímulos… recibidos e impregnados en nuestro ADN vivo y cambiante. 

 

Comisuras… que se expanden hasta tensar suave y espontáneamente la sonrisa del alma, en esa cuerda en la que colgar la colada limpia mientras permitimos que el agua se evapore camino hacia ese sol de la galaxia que sólo existe en el centro del pecho, anhelante de estallar la vida para transmitir y recibir el calor vital,… sin fisuras. 

 

Gestos sutiles, vaivenes que protegen un momento renacido, brotado desde el vacío que nos une, nos toca, alimenta y engarza… simple y llanamente. 

 

Sin que tengamos que hacer nada. Sólo vivir el reencuentro, dejándolo que ocurra, como las aguas salvajes y sosegadas que necesariamente han de llegar hasta el mar.  

 

Vivir. Así es. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 20/12/2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *