Luz & Tragaluz

El gran valle nevado entre montañas entre luces y sombras

Desde las cumbres, observar la naturaleza de las estaciones del alma,

percibiendo -como el águila-

escrutando los detalles en el viento,

y… escuchas el propio eco que sale de ti…

Rumores acallados

en una envolvente sutil que lo clarifica todo.

Mediante susurros, apenas apreciables…

leyendo el corazón como un libro abierto

a la vista de cualquiera…

que sepa mirar…

e interpretar los latidos mientras los abriga y acaricia contra su pecho…

Estaciones de luz, brillantes en sí mismas.

Estaciones tragaluz,

cumbres nebulosas que sólo pueden vislumbrarse, vivirse,

abandonándose en la caída por el serpentín deslizándose vertiginosamente,

en picado, al vacío,…

Estaciones de sombras que

conectan las distintas edades del hombre,

las distintas estaciones del alma.

Desde las cumbres -templado y sin coraza- observo, y vivo,

en las estaciones por las que la vida me va acompañando.

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 22/01/2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *