Síntono

Velero atracado en puertoComo aquella sintonía sin tonada 

Como aquel náufrago 

Síntono pero sin tono.  

 

Así se percibe el mundo de lo inmanifestado cuando no se le permite cruzar el umbral hacia la experiencia. 

 

Tan solo un recuerdo encajonado, pendiente de descubrir en tu propio camarote.  

Recupera tu navío perdido. 
 

Contempla el cajón, aprieta ligeramente el asa con los dedos… 

Tira con suavidad hacia ti para ventilarte y,  

   al exhalar,  

       ¡que salga a la vida Tu Recuerdo! 

 

       Aquel del cual provienes… 

 

     y que te recompone en tu día a día, 

     te orienta y te alienta a partir… 

 

     con el timón entre las manos 

     rumbo hacia el horizonte silencioso,  

                                              sereno,  

                                                 despejado. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 31/01/2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *