En cambio, la vida

Arches National Park

 

Que la vida me cambie  

en todo aquello que necesite de mí. 

 

Descartando el trueque de valores, no es eso. 

Reviviendo el espíritu del intercambio informal que anida en el despertar juvenil.  

En el despertar, a la vida. 

 

Que la vida me modele en sus tiempos,  

                                              en su ritmo, 

                                                    en su cauce,  

     para que me ajuste a sus pautas, sus propósitos, su plan. 

 

Y que de mí, sólo quede consciencia.  

 

Que la vida me modele a su antojo, a su disposición… 

                              pues… confío en ella. 

 

Que sea Testigo privilegiado de la vida,  

     en primera persona…  

        o la última, que no ve, pero siente plenamente 

          o como si de la última del mundo se tratara, viviendo en primera persona… 

 

Y al final, impulsado por vueltas y más vueltas de esa espiral de consciencia, volar… 

    Volar… 

   a ese punto donde la vida y uno mismo se funden en la creación,  

        donde ya no existe ni obra ni creador, 

                                  ni luz ni sombra… 

 

Fuera ya del tiempo, 

Dentro de uno mismo. 

 

En Uno mismo. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 29/01/2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *