Forjar

Atardecer en magentas y moradosDe regreso en la Herrería, recuerdo forjado. 

 

Invierno sobre verde, sobrecogido en instantes vívidos.  

 

Ojos abiertos, rezagado, aceptando que ocurra,  

con los brazos generosos para recoger en pecho abierto la esencia ignota  

que brota y brota,  

que mana al otro lado,  

tras los ojos vendados en cenefa de raso. 

 

Mirar al otro lado, abiertos los ojos en ojos cerrados  

mientras pausas el paso, 

así, al caminar al raso. 

 

Bajo el cielo azul. 

 

Recogido entre fiebres cegadas a los ojos que anticipan la visión holográfica y estereoscópica.  

 

Ojos cerrados. Ventanas abiertas. 

 

Bajo el azul del cielo,  

       cobijado entre  columnas forjadas,  

       a la lumbre de un beso…  

 

       Del Alma. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 28/01/2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *