Derviche

DervichesMovimiento giróvago. Un recuerdo. 

 

La mano que deposita, el alma que recibe…  

El acuerdo… en un recuerdo. 

 

Vueltas. Y más vueltas. La vista firme en los dedos abiertos al aire que desenfocan el mundo, espirales que cantan suave y dulcemente una melodía que toma forma, que me llama, me despierta. 

 

Espirales que marcan y resucitan la atención del discípulo de la vía, del aprendiz de recuerdos… 

 

Quiero mirar más allá y… te encuentro observando mi alma, como el águila que danza y gira, que sonríe y calla. 

 

Te veo y te miro. Quiero tocar tu alma  

mientras danzamos con pañuelos transparentados, 

que aspiran los recuerdos y 

envuelven nuestros cuerpos, desnudos, bajo el sol de la noche que cubre nuestros giros con su manto de estrellas, remolinos de espirales, brillos exponenciales… 

 

Mi mano en tu pecho.  

Tu luz en mi alma. 

 

Envueltos en un giro sin fin, 

en un dulce canto, 

que sólo se escucha cuando los ojos nos unen en la mirada, en el recuerdo. 

 

Y más allá. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 27/01/2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *