Tulipanes

Dos tulipanes rojos y uno blanco sobre fondo azul

 

Canto a la flor de la mañana: 

 

Que danzas entre esos tulipanes que crecen y se dejan acariciar por el calor del sol 

y que al final, te conviertes en espejo radiante del jardín de madrugada. 

 

Terciopelo en tus manos 

Aire en tu mirada 

Perfume en tus labios… 

 

Al atardecer, cuando regada ya con la luz del mediodía 

te entregas al encuentro sosegado de compartir tus pétalos suaves, 

se abren al viento del ocaso, a la luz del refugio que dará paso al amanecer. 

 

Presencia sosegada, de aurora boreal. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 15/03/2018

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *