Al ocaso

Paisaje montañoso de atardecer, Manchester (Inglaterra)Ese horizonte me embarga, de infinitas montañas desvaídas que dibujan los contornos de tus curvas. 

Rocosas, esmeriladas, danzantes, desconcertantes… 

Amables y estiladas, 

cercanas y, en un ademán, estrella bajo el foco de tus pechos que llaman a ganarse con un beso. 

 

Con un beso, despedida al ocaso,  

con el último rayo de luz. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 22/10/2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *