Permanencia

Flores secas de Marrakech (Fuente: pixabay.com - bir)

Cuando la luna llena cubra tu cuerpo con su aureola,
y la marea acaricie tus costados…
   Contigo me hallarás.

Cuando la noche calle, estrellada,
susurrándote en los oídos…
   Permaneceré a tu lado.

Cuando la arena del desierto espolvoree tu piel
sintiendo que la brisa te estremece…
   Estaré contigo.

Mientras no despunte el alba, contigo estaré.

Al salir el sol, las flores se abrirán desprendiendo su perfume…
Y entonces,
    estarás dentro de mí.

© Roberto Sastre Quintano.
Madrid, 08/05/2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *