Pentusiasmo

Pentusiasmo (gota de resina colgando de tronco horizontal, sobre fondo desenfocado)El escenario se presenta en tonos madera, con salpicaduras de helecho que brotan desde las paredes. 

De un cielo que, traspasando la claraboya con la vista, deja entrever nubes de algodón esponjoso sobre un azul velazqueño que azuza el interior para atender la llamada. 

 

En un momento dado, el personaje aparece en la escena. Sorprendido por el contraste de verse reflejado en un nuevo espacio no esperado… observa cuanto le rodea. Ojos bien abiertos. Pupilas receptivas… 

 

Arrastrado hasta ese lugar, había llevado consigo la pena que sentía de sus últimas y cercanas vivencias. Una maleta que, aunque ligera, sentía extraña frente a una nueva experiencia, esa que se proyectaba en un nuevo entorno de madera y helechos, de novedad que traía bajo su brazo una nueva esperanza, un recordar el espíritu que siempre había movido sus pasos a lo largo de su vida. Nada más… 

 

Observaba todo, hacia afuera, desde dentro, en ese momento de retroalimentación que sitúa el alma ante los ojos del hombre…  

 

Tiempo de Observanza…  

       en el Renacimiento de la Vida… 

 

Y se dio cuenta de que, en ese tránsito, la pena convivía con el entusiasmo. 

Y los rayos continuaron danzando la luz,  

en un baile cómplice en el que todo estaba bien. 

 

Entre madera y helechos.  

Entre la luz y su sombra de color cambiante. 

Entre la vida misma que nos mueve y conmueve. 

 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 30/07/2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *