Cazadores de llamas

trazos de color en movimiento

 

Somos cazadores de llamas 

compitiendo por una supervivencia ficticia impuesta o autoimpuesta. 

 

Sin tregua, sin tiempo, sin espacio que respetar al prójimo… 

Se nos va la vida, interpretando un papel de maquinista que nunca descansa en ninguna estación, que nunca llega a destino… 

Alimentándonos de la llama del fogón, de la llama de cualquier viajero pero olvidándonos de su sonrisa, borrando la huella de su paso, del momento compartido que nunca existió… 

 

Sin tregua, con tiempo, y sin espacio para respetarnos a nosotros mismos. 

 

El sueño eterno de la infelicidad que hemos de modificar, 

para evolucionar hacia nuestro verdadero destino: la felicidad. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 30/11/2017

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *