El filo del tiempo

Casa en bosque despejado de otoño. La luz del sol ilumina el lecho de hojarasca

 

Hitos en la mente,

en el corazón, un pulso

de arritmia, de sobrecogimiento anticipado…

 

Transcurre el tiempo,

indefinido en el pensamiento

plomizo en el tic-tac de las horas.

 

Uno frente a sí mismo,

luces y sombras van marcando el horizonte.

 

El reloj, continúa fiel a su función.

El corazón, confiado en su destino

que no es ilusión, sólo recuerdo:

 

Recuerdo de uno mismo, 

a la Luz de mediodía.

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 12/10/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *