Estigmas

Estigmas, antaño fuentes que brotaron desde la dicha. 

 

Hoy, cicatrizados en un recuerdo efímero y acertado que late en el reconocimiento de aquellas alegrías que fueron pasajeras, como las estaciones procedentes, nacientes, murientes, en la serena corriente… de la vida. 

 

Flujo sanguíneo, torrente sereno que a veces brota, y otras veces seca el alma… 

Manantiales de vida en los que beber para seguir caminando, haciendo del mismo un recuerdo presente, viviente. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 24/11/2017

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *