Cercano

Atarceder en NamibiaDe cerca, reflejado. 

En tu espejo, serenidad en el rostro que muestras en mí. 

Tras la cerca, ya no hay espinos, ni alambre, ni pesares que recordar en yagas cerradas. 

Cerca, ya sin un a este lado o al otro. Simplemente, cerca.  

Como la caricia del sol, como el recuerdo de un beso en su dulzura prístina e inocente. 

Cercano a la vida. 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 02/04/2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *