Vuela

Orilla de cañas, charcos de mar y sol de lluvia resplandecienteVuela alto, caballo blanco. 

Sobre el eco de tus pezuñas hasta las crines, al viento. 

 

Sobre el centro, expande tu movimiento, 

genera el camino en ruta que te lleve hasta ti mismo,  

allá en las alturas,  

allá donde reina la frescura, entre nubes de Pegaso luminosas y claras. 

 

Caballo blanco 

de luz interior diáfana, diluida en azul cielo, nacida de la tierra, crecida con el paso de los astros sobre el horizonte cambiante. 

 

Pegaso blanco, mueve el viento. 

 

Desde el centro. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 30/10/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *