Tiempos en vida

Globo sobre el mar de luz nebulosaHay tiempos de vida multicolor, basto espectro de experiencias. 

 

Tiempos en los que uno le habla al alma y el alma le habla al uno. En esa intimidad personal que deja fluir la savia interior, presente como el brillo de una gota de rocío a la luz del sol que florece sosegadamente desde el naciente. 

 

Hay momentos. De acariciar la madrugada en tu rostro sintiendo tus ojos en mí, globos de Capadocia, susurros que me apacientan. Luz que parte de cada poro que cubre tu piel, como un buenos días; buenos momentos que ensanchan el abrazo, la antesala del Alma, sus puertas abiertas, de par en par. 

 

Otros, momentos que pertenecen al olvido, sin nadie que los reclame. Porque nacen huérfanos y enfermos de vida, sin derecho a la memoria… 

Aunque, bien lo sabes, ocupan frecuentes paréntesis vitales en el ir y venir de los días con sus noches, de jornadas que transcurren con los diferentes colores y matices que establecen la calidad de los encuentros personales frente a uno mismo. 

 

Los Momentos más grandes, que pertenecen al viento, vívidos, son aquellos que me hablan ignotos, esperando a ser escritos. 

 

Y desde ellos, te percibo al margen del candil que nos alumbre. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 17/05/2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *