Honra la Vida

Chapoteando en colores. Dos pimientos (uno rojo y otro amarillo) que caen sobre el agua y se sumergen, salpicandoHonra tus palabras, cada vez que pronuncies la voz que emana de ti. 

 

Hónralas aunque la luna o el sol no iluminen en luz de consuelo. 

 

Escucha la música en la que se modula tu intención; fíltrala de toda proyección, de toda contaminación que aleja cada sílaba de la inocencia, esa amiga que mana siempre, natural y con dulzura, desde tu propia fuente ¿La percibes? 

 

Hónrate a ti mismo, a la Vida, en cada una de tus palabras. 

 

En luz comedida, que se desborda al ser pronunciada. 

 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 23/10/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *