Hombre de silencio

Bicicleta apoyada sobre gran maceta de madera en calle desierta y adoquinadaHombre de silencio. 

 

Hecho de partes. Rompecabezas de emociones, razones y un beso en la frente. 

 

De la nada, hecho de sorpresa y regocijo. 

 

Fabricado en paño volátil de oro etíope. Africano en su estirpe. Etéreo en su nombre. 

 

Ensamblado de partes que no pueden tocarse entre ellas y sin embargo, unidas, en recuerdo de gozos y estigmas.  

En nombre de tu recuerdo. Vida. 

 

Hombre, en silencio gestado. 

 

Tu boca, muda a oídos que no pueden abarcarla. 

Tu mirada, de cuarzos transparentes que nublan la barbarie, cristal de roca transparente y puro… 

Irradiando…  

           como faro en alta mar…   

    como una sutil sonrisa a corta distancia… 

 

En silencio y, sin embargo, inmerso en el concierto sinfónico que atrae su presencia… 

Silenciando las olas, 

amplificando el alma 

que vivifica a los hombres 

mientras se paran un momento 

para escuchar las pausas que acontecen entre estaciones, 

entre vagones, de viaje… 

 

Viaje… de silencio. 

             En la búsqueda del Hombre. 

 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 07/08/2018.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *