Amalgama de ensoñaciones

Interpretando al violoncheloNo es que recuerde quién soy, no. 

Tampoco que el camino vivido cada día, desdibuje más, más y más el horizonte… 

 

Es sólo una añoranza, profunda, de un recuerdo embargado. 

 

Aunque a veces atisbe reflejos que me sonríen,… no se me permite atesorarlos, registrarlos en un cuenco con el que dar de beber al alma dolorida, descalza sobre suelo ajado por el excesivo sol de mediodía, aquel que nunca se pone, aquel que nunca es alcanzado por el lecho de estrellas, a su  ocaso… 

 

A veces, como un regalo proyectado, me transporto en fragancias de menta y amapola, de quietud y descanso…  

 

Y cuando quiero darme cuenta, el manto vespertino que me quiere resguardar y, de protección serenarme,… corre el velo del olvido,… acreedor de almas sin memoria… 

 

Un rumor en el aire. 

Un recuerdo en la mirada. 

 

© Roberto Sastre Quintano.

Madrid, 27/07/2018.

Un comentario sobre “Amalgama de ensoñaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *